La tabla periódica (1)

La tabla periódica es un icono de la ciencia y casi cualquier persona sería capaz de reconocerla si se la encuentra grafiteada en un muro de cualquier calle.El atractivo intelectual de la tabla es que condensa mucha información en poco espacio y el estético es que queda bonito. Bonito aunque raro, porque podrían haber colocado los elementos formando un cuadrado o un rectángulo y no en la forma aparentemente irregular en la que lo están. Sin embargo es en esta forma como se codifica parte de la información contenida por la tabla.

A mediados del siglo XIX se habían identificado y caracterizado una ya importante cantidad de elementos y se hacía necesario ordenarlos de alguna manera para su mejor estudio. Fueron varios los que lo intentaron:

  • Johann Döbereiner en 1828 propuso una clasificación en triadas.
  • Alexandre-Emile Beguyer de Chancourtois en 1862 los ordenó por masas atómicas
  • John Alexander Reina Newlands en 1865 los agrupó en octavas comparándolas con las del sistema musical.
  • Julius Lothar Meyer y Dimitri Ivanovich Mendeleiev en 1869, independientemente propusieron tablas.

Y ha sido Mendeleiev quien se ha quedado con el reconocimientoY si finalmente el que se ha llevado el reconocimiento ha sido Mendeleiev es porque:

  • aunque el criterio principal para colocar los elementos era su masa atómica, no dudó en alterar ese orden o dejar huecos para que las propiedades químicas del elemento se ajustaran a las de sus vecinos.
  • los elemento con propiedades parecidas quedaban agrupados, poniendo en evidencia la periodicidad de esas propiedades.
  • pronosticó la masa atómica y las propiedades de los elementos que faltaban.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*